La ITV en los coches de renting. ¿Hay obligación de pasarla?

Tener que pasar la ITV es probablemente la obligación con respecto a los automóviles que menos gusta a los conductores pero con los coches de renting se puede dejar de tener esta preocupación.

El renting de coches flexible para particulares y PYMES ofrece a los clientes todas las ventajas de poder disponer de un vehículo en cualquier momento, pero reduce drásticamente la carga burocrática propia de tener un coche en propiedad.

De entre las facilidades que ofrecen los contratos de renting, está la de no tener que encargarse personalmente de la ITV, ya que es el propietario del vehículo quien tiene la obligación real, en este caso, la empresa proveedora de servicios de renting.

En este artículo, vamos a hablar de la ITV, para que sepas qué significa, por qué hay que pasarla cada cierto tiempo con todo tipo de automóviles y cómo el renting te libra de esta obligación asociada a tener un coche en propiedad en España.

¿Qué significan las siglas ITV en español?

La ITV, o ‘Inspección Técnica de Vehículos‘, es un procedimiento obligatorio en España destinado a garantizar que todos los vehículos que circulan por las carreteras cumplan con ciertos estándares mínimos de seguridad y de buen funcionamiento.

Esta inspección que se realiza para ver el estado general de los vehículos se compone de una serie de pruebas y revisiones técnicas que varían en función del tipo de vehículo, su antigüedad y uso.

  • Identificación del vehículo: Se verifica que la documentación (permiso de circulación, ficha técnica y seguro obligatorio) y las placas de matrícula coincidan con el vehículo inspeccionado.
  • Sistemas de iluminación y señalización: Se comprueba que todos los dispositivos de iluminación y señalización (faros, intermitentes, luces de freno, etcétera) funcionen correctamente.
  • Sistema de frenos: Se realizan pruebas en los frenos de servicio y de estacionamiento para verificar su correcto funcionamiento.
  • Dirección y suspensión: Se examina la dirección y el sistema de suspensión para analizar la estabilidad del vehículo.
  • Neumáticos: Se evalúa el desgaste, la profundidad del dibujo y el estado general de los neumáticos.
  • Emisiones contaminantes: Se mide la emisión de gases contaminantes para asegurar que el vehículo cumple con los límites legales.
  • Otras revisiones: Se revisan otros elementos como el claxon, el limpiaparabrisas y el sistema de escape, entre otros.

Si un vehículo no supera la inspección, se le da un informe detallando los problemas que se deben de solucionar, los cuales se clasifican en leves, graves y muy graves.

  • Leves: Permiten circular, pero deben solucionarse antes de la próxima inspección.
  • Graves: Impiden la circulación, salvo para desplazarse al taller, hasta que se realicen las reparaciones necesarias.
  • Muy graves: Impiden que el vehículo salga de la estación de ITV, debiendo este ser trasladado en grúa hacia el lugar de reparaciones.

¿Cómo saber cuándo hay que pasar la ITV en los coches de renting?

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un procedimiento obligatorio para todos los vehículos, incluyendo aquellos que se encuentran a disposición de un cliente por un contrato de renting sin entrada.

Los coches de renting tienen sus propias características, ya que suelen ser vehículos nuevos o relativamente recientes, pero aún así deben cumplir con la normativa de ITV para circular en las carreteras españolas.

Hay que saber, que la periodicidad para pasar la ITV en un coche de renting es la misma que para cualquier otro coche, siguiendo las normativas vigentes en España, la cual se determina en función del tipo de vehículo y por su antigüedad.

Lo más interesante es que en el caso de los coches nuevos, estos están exentos de pasar la ITV durante los primeros cuatro años después de su matriculación. Por lo tanto, si consigues un coche a estrenar mediante un contrato de renting personalizado y vas cambiando de vehículo periódicamente, prácticamente puedes olvidarte por completo de la ITV.

¿Por qué no tienes que pasar la ITV en los coches de renting?

En un contrato de renting, el mantenimiento del vehículo y el cumplimiento de las obligaciones legales recaen en la empresa de servicios de renting de coches, básicamente por que en realidad, es dicha empresa la propietaria del vehículo, teniendo el cliente un contrato por su derecho de uso a cambio de una cuota mensual.

De esta forma, generalmente, la empresa de renting notifica al conductor o a la empresa cliente cuándo se acerca la fecha de la ITV y ofrece instrucciones detalladas para realizar la inspección. En la mayoría de casos, como empresa proveedora nos encargamos de gestionar la cita en la estación de ITV.

Además, el vehículo se somete a un mantenimiento previo para asegurar que puede pasar la inspección sin problemas, reduciendo el tiempo que el cliente no puede disponer del vehículo por este motivo, aunque no obstante, en muchos contratos de renting se ofrecen vehículos de sustitución.

Si quieres saber más sobre la comodidad que ofrecen a las personas y a las empresas los contratos de renting, contacta con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *