La compra flexible de un coche. ¿Es mejor que el renting?

La compra flexible de un coche mejora en gran medida la accesibilidad de cualquier persona o empresa a un medio de transporte.

Hay que tener en cuenta que la situación económica desde que comenzó el siglo XXI está sujeta a grande altibajos que no dan muchas esperanzas a los ahorradores y que genera bastante incertidumbre.

Por eso, es normal que hayan surgido nuevas formas para hacer más asequible la posibilidad de tener un coche en propiedad.

De entre estas opciones, está la compra flexible de un automóvil, cual vamos a analizar en profundidad en este artículo para que no tengas ninguna duda sobre esta forma de adquirir un vehículo.

Además, la vamos a comparar con el renting de coches flexible para particulares y PYMES, para ver cual de las dos formas de disponer de un coche es más conveniente según los intereses que tengas como particular o como profesional.

¿Cómo funciona la compra flexible de un coche?

La compra flexible de un vehículo esta de moda para todos aquellos interesados en disponer de un automóvil sin tener que someterse a los sistemas tradicionales para financiar un coche, donde lo habitual es tener que pagar una entrada y devolver una deuda mediante el pago de cuotas.

Se trata, por tanto, de un proceso que concede al cliente la libertad de elegir un automóvil, determinar el período de uso y de decidir sobre el volumen estimado de utilización.

Por supuesto, todos estos elementos influyen directamente en las condiciones del contrato y, por ende, en la cuantía de la cuota mensual que el beneficiario tendrá que pagar.

De esta forma, la compra flexible de un automóvil es distinta a otras formas de pagar un coche, puesto que el comprador no afronta un plan de pagos fijo basado en el coste total del automóvil, sin considerar su uso real.

Por eso, en esta modalidad los contratos se confeccionan a la medida de cada cliente, permitiendo modificaciones en la duración o incluso en los servicios añadidos, lo cual proporciona una capacidad de adaptación de gran valor en una época económica donde la solvencia del comprador puede ser menos estable.

Los beneficios económicos de la compra flexible de un coche

En realidad, la compra flexible de un coche comprende en si misma distintas estrategias financieras, entre las que se pueden dar por incluidas opciones como el leasing y los planes de pago ajustados.

De hecho, es a través de esta diversidad como se puede brinda a los clientes la posibilidad de elegir la alternativa que más se alinee con su situación financiera actual concreta y con sus expectativas de utilización del vehículo.

Por supuesto, al igual que sucede con el renting sin entrada, probablemente el principal atractivo de la compra flexible es que no exige por lo general un pago inicial, o de necesitarse, este sería mínimo, ya que este desembolso requeriría de invertir los ahorros o el capital social, o de necesitar un endeudamiento.

Además, en cuanto a las cuotas, los clientes tienen la libertad de seleccionar el plazo que mejor se adapte a sus capacidades financieras, ya sea a corto, medio o largo plazo.

Por otra parte, no hay que olvidar que para autónomos y empresas, la compra flexible de un coche puede implicar beneficios fiscales, ya que los pagos efectuados pueden considerarse gastos deducibles, lo que reduce el monto imponible y, por consiguiente, el importe de impuestos a pagar.

¿Es mejor comprar un coche con pagos flexibles que el renting de coches?

El debate sobre si optar por la compra flexible de un coche o decantarse por un contrato de renting personalizado necesita de una ponderación de las particularidades personales, financieras y de uso que se vaya a realizar del vehículo por parte de cada individuo o empresa.

Por supuesto, la elección entre ambas opciones puede verse influenciada por muchos factores, tales como la preferencia personal por la propiedad del vehículo al concluir el contrato, la valoración de la flexibilidad contractual frente a la certeza en los costes, así como el deseo de renovar el vehículo periódicamente.

En cualquier caso, lo cierto es que los contratos de renting, como método de arrendamiento a largo plazo, proponen una estructura de costes fijos que comprende el uso del automóvil, el mantenimiento, el seguro y también el pago de impuestos.

Por eso, la capacidad de anticipar los gastos y el hecho de no tener que preocuparse por la depreciación del vehículo y de su posterior venta son las principales ventajas que hacen a las personas y a los profesionales decantarse por el renting como medio de disponer de los automóviles que necesitan.

Además, el renting permite una actualización más frecuente de la flota de coches para empresas, una característica que por supuesto resulta de interés para todos aquellos negocios que quieran mantenerse a la vanguardia en su sección automotriz.

Por todo lo anterior, si quieres saber más sobre las posibilidades que ofrece el renting y disponer de cualquier coche que necesites al mejor precio, contacta con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *