Renting de vehículos para empresas de mantenimiento

El renting de vehículos para empresas de mantenimiento lleva mucho tiempo siendo la opción preferida por este tipo de negocios, en los que el transporte de trabajadores, repuestos y equipos forma parte de la operativa diaria.

En Coche Renting no nos cansaremos nunca de explicar cómo el renting para empresas se ha convertido en la forma más rentable de gestionar una flota, sobre todo cuando las características del negocio requieren de disponer de diferentes tipos de vehículos.

Por eso, en este artículo, queremos analizar qué aporta un contrato de renting flexible para PYMES a las empresas de mantenimiento, teniendo en cuenta por supuesto lo que hace único a este importante sector.

¿Cuáles son las empresas de mantenimiento y por qué necesitan vehículos para realizar su trabajo?

Las empresas de mantenimiento son aquellas que se dedican a la conservación y reparación de infraestructuras, maquinaria y equipos.

En realidad, esta es una definición bastante amplia, ya que se trata de empresas que varían en su especialización y que pueden trabajar en el mantenimiento de edificios e instalaciones eléctricas, o en la reparación de maquinaria pesada y sistemas de climatización, entre otras muchas cosas.

En cualquier caso, la naturaleza de su trabajo, requiere de una movilidad constante y de la capacidad de responder rápidamente a las solicitudes y problemas de los clientes, lo cual como es lógico, hace indispensable contar con una flota de coches para empresas siempre disponible.

De esta forma, para una empresa de mantenimiento, los vehículos son mucho más que un medio de transporte, son una parte integral de la capacidad de trabajo del propio negocio.

Además, estos vehículos están equipados con las herramientas y todas las piezas necesarias para realizar reparaciones de forma inmediata, lo que permite a los técnicos maximizar su producción e invertir menos tiempo en cada avería.

Por eso, sin la disponibilidad de un transporte seguro, confiable y bien equipado, el tiempo de respuesta se alarga y la calidad del servicio puede verse comprometida.

¿Qué tipos de vehículos se utilizan en las empresas de mantenimiento?

Como hemos visto, las empresas de mantenimiento, puesto que están dedicadas a asegurar el correcto funcionamiento y la conservación de infraestructuras y equipos, requieren de vehículos que faciliten el desplazamiento de sus técnicos y que sirvan como centros móviles de operaciones.

El renting de vehículos comerciales, como furgonetas y camionetas, es quizás el más común en las empresas de mantenimiento, ya que estos vehículos proporcionan un espacio suficiente para transportar las herramientas y los repuestos esenciales.

Además, su tamaño permite una fácil maniobrabilidad en áreas congestionadas por lo que se ajusta a la nueva movilidad urbana, permitiendo el acceso a todas aquellas zonas residenciales o comerciales donde se requieran servicios de mantenimiento.

No obstante, para aquellos trabajos que requieren de una mayor capacidad de carga y de un equipamiento especializado, los camiones de servicio son la opción más adecuada.

Los camiones para empresas de mantenimiento están precisamente pensados para llevar equipos más grandes, como generadores eléctricos, escaleras mecánicas y en general, todo aquello que sea muy pesado o de un tamaño importante.

Por otra parte, algunas tareas de mantenimiento necesitan del renting de vehículos especiales, personalizados, o modificados, con el objetivo de que estén especialmente configurados para cumplir con algunos trabajos únicos o especiales.

¿Por qué los contratos de renting son la mejor opción para que las empresas dedicadas a los servicios de reparaciones dispongan de los automóviles que necesitan?

Los contratos de renting de vehículos para empresas de mantenimiento son muy demandados porque este tipo de negocios requieren siempre de una flota automotriz eficiente y en perfectas condiciones de uso.

De hecho, con esta modalidad de alquiler a mediano y largo plazo se tiene la flexibilidad de ajustar el tamaño y el tipo de flota según las necesidades concretas del negocio, incluso a nivel estacional.

Además, el renting sin entrada elimina las preocupaciones relacionadas con la depreciación de los vehículos y con el requisito de endeudarse o de tener que invertir una gran cantidad de capital para disponer de un automóvil.

A todo lo anterior, se suma el hecho de que el contrato de renting incluye el seguro a todo riesgo y que todos los gastos asociados al uso y disfrute de los vehículos están incluidos en la cuota mensual.

Por todo esto, si quieres saber más sobre qué puede aportar el renting a tu empresa de mantenimiento y reparaciones, contacta con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *